Arrastramiento

Dsolve: tomando medidas para prevenir los residuos plásticos en el medio marino

Dsolve: tomando medidas para prevenir los residuos plásticos en el medio marino

Los desechos plásticos ocupan un lugar destacado en la agenda ambiental. Desafortunadamente, gran parte de la basura marina en aguas noruegas proviene de las industrias de la pesca y la acuicultura. Los investigadores ahora están trabajando con estas industrias y otras para encontrar formas de eliminar o reducir los problemas causados ​​por los plásticos.

Por: Roger B Larsen // UiT Universidad Ártica de Noruega

Gran parte de los desechos plásticos de las actividades pesqueras terminan como basura en la playa, pero esto solo representa el 10% del volumen total, según informes publicados por la Agencia Ambiental de Noruega. Inmensas islas de desechos flotan en los mares, una parte muy importante de los cuales termina en el fondo marino. Los aparejos de pesca perdidos conducen a la pérdida involuntaria de vida marina a través de la “pesca fantasma”. Solo para las pesquerías noruegas, la pérdida anual de artes de pesca da como resultado una pérdida futura de ganancias estimada en miles de millones de coronas noruegas. ¿Qué pasaría si fuera posible encontrar alternativas biodegradables a los plásticos actualmente en uso, reduciendo o eliminando así la pesca fantasma? Aquí es donde entra en juego Dsolve.

En diciembre de 2021, hicimos un experimento para comparar la resiliencia de dos materiales diferentes, uno natural y otro sintético, cuando se usan en condiciones reales. La foto muestra un “copo”, la parte trasera de una red de arrastre, donde se acumulan los peces capturados. Para proteger la red del daño causado por la abrasión contra el fondo marino y evitar la pérdida de peces, la parte inferior del copo está cubierta con una estera protectora llamada “chafer”. La pesca de arrastre moderna a menudo utiliza chafers hechos de fibras sintéticas a base de petróleo llamadas líneas de transporte. Una alternativa natural es hacer escarabajos de cuero de vaca, como era una práctica común entre los arrastreros hasta mediados de la década de 1970. En nuestro experimento, desplegamos una red de arrastre equipada con cuero de vaca (lado izquierdo) y cuerdas de carro (lado derecho), luego examinamos ambos materiales. por su resistencia y signos de abrasión. Los resultados aún son preliminares, pero la inspección visual después de cada arrastre mostró que algunas fibras se desprendieron fácilmente del chafer del carro durante las operaciones en la cubierta de arrastre. Apenas vimos marcas en la piel de vaca. Foto: Roger B Larsen / UiT Universidad Ártica de Noruega

Innovación basada en la investigación

Dsolve es un centro de innovación basado en la investigación dirigido por UiT The Arctic University of Norway. Es una asociación entre catorce socios de las industrias de pesca y acuicultura y proveedores de equipos, así como cinco institutos de investigación nacionales y tres internacionales. El objetivo del centro es desarrollar tecnologías y nuevos productos respetuosos con el medio ambiente, facilitar la gestión medioambiental y promover innovaciones que puedan hacer que las cadenas de valor basadas en plástico sean más circulares y eficientes en el uso de los recursos. Esto reducirá las huellas de carbono y climáticas y estará en línea con los objetivos climáticos, energéticos y de desarrollo sostenible de la ONU.

Sin solución rápida

Nuestra hipótesis de trabajo es que los desafíos de la basura marina plástica de los sectores de la pesca y la acuicultura pueden reducirse significativamente si los plásticos tradicionales se reemplazan con nuevos materiales biodegradables. Pero no hay una solución milagrosa. La investigación y el desarrollo de nuevos productos llevará tiempo y será crucial documentar su impacto en la pesca. Los nuevos materiales deben ser biodegradables en el entorno marino, pero también deben ser percibidos por los usuarios como útiles y efectivos como los materiales actuales a base de petróleo. No está claro cuánto costará reducir y, en última instancia, eliminar la pesca fantasma y evitar que los macro y microplásticos se escapen al medio marino, pero no se puede dejar nada al azar en nuestros esfuerzos por resolver uno de los problemas ambientales más grandes de nuestro tiempo.

PUBLICIDAD

Diseñar nuevos materiales base

En marzo de 2016, se encontró una sección de una red de enmalle con sangre de bacalao durante experimentos de arrastre a unos 250 de profundidad frente a la costa del norte de Noruega. La red contenía cangrejos rey rojos, tanto vivos como muertos. Foto: Roger B Larsen / UiT Universidad Ártica de Noruega

Dsolve se estableció en noviembre de 2020 y el Centro se inauguró oficialmente el 28 de abril de 2021. Las actividades planificadas incluyen paquetes de trabajo relacionados con el desarrollo de nuevos materiales base biodegradables, experimentos de degradación en ambientes controlados y uso práctico en la industria pesquera. Los retrasos causados ​​por la pandemia han afectado el avance de estos y otros paquetes de trabajo. No obstante, se ha comenzado a trabajar en laboratorios para analizar y probar diferentes materiales biodegradables. Nuestros socios internacionales tienen un fuerte enfoque en el diseño de nuevos materiales base para su uso en la industria pesquera. Durante 2021, se llevaron a cabo experimentos de pesca a escala comercial en Noruega y Dinamarca utilizando redes biodegradables proporcionadas por uno de nuestros socios extranjeros. Se han probado nuevos y conocidos materiales biodegradables (fibras naturales) en palangres convencionales y artes de pesca activos, como redes de arrastre de fondo y redes demersales.

En última instancia, tenemos la intención de difundir nuestros hallazgos para motivar a los pescadores y a la industria proveedora a adoptar el uso de materiales biodegradables.

Los resultados publicados se cargarán en los sitios web de Dsolve de forma continua y también se comunicarán a través de nuestras cuentas de LinkedIn, Facebook y Twitter.

Disolver

DSolve: es un centro de innovación basado en la investigación para el desarrollo de plástico biodegradable para su uso en las industrias de la pesca y la acuicultura.

La visión del Centro es reducir la cantidad de basura plástica marina y los problemas asociados. Los desechos plásticos pueden tomar la forma de macroplásticos y partículas plásticas más pequeñas. La pérdida de artes de pesca puede dar lugar a la “pesca fantasma”, que a su vez provoca una reducción no deseada de las poblaciones de peces y una futura pérdida de ingresos en la industria pesquera. Nuestra ambición es poner a Noruega a la vanguardia de la investigación, el desarrollo y el uso de materiales biodegradables inteligentes. Esto nos permitirá gestionar los desafíos que plantean los materiales a base de plástico en las operaciones de pesca en todo el mundo.

La educación es una prioridad en los centros de innovación basados ​​en la investigación y Dsolve tiene como objetivo capacitar a ocho candidatos a doctorado, cuatro becarios posdoctorales y numerosos candidatos a maestría. La difusión de los resultados de estos esfuerzos de desarrollo facilitará la adopción por parte de la industria del uso de materiales biodegradables.

El nombre y el logotipo de Dsolve constan de varios elementos. Dsolve se pronuncia “disolver” y se refiere a nuestra visión de desarrollar nuevos materiales biodegradables en el medio ambiente marino. Este proceso se ilustra con la ruptura de la D y la pieza suelta que forma la “l” de Dsolve. La palabra “resolver” subraya nuestra ambición de resolver un importante problema ambiental y asegurar una posición de liderazgo para la industria noruega.


Esta historia apareció originalmente en el sitio web del Fram Center

About the author

godeepersportfishing

Leave a Comment