Plomada

Después de ver a los Bravos ganar la Serie Mundial, Bryse Wilson tiene sus ojos puestos en la rotación inicial de los Piratas.

BRADENTON, Fla. — Bryse Wilson tenía solo 22 años cuando comenzó el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 2020, venciendo a Clayton Kershaw cuando los Bravos de Atlanta vencieron a los Dodgers de Los Ángeles para tomar una ventaja de 3-1 en la serie.

Así que fue difícil para Wilson tragar que los Bravos lo cambiaron a los Piratas de Pittsburgh menos de un año después, incluso más difícil de digerir cuando ganaron la Serie Mundial el otoño pasado.

“Muchos sentimientos encontrados”, dijo Wilson. “Obviamente, estoy súper feliz por estos muchachos. Había estado con muchos de ellos durante cinco, seis años. Obviamente quería estar allí, pero no podría estar más feliz con este equipo. Hay muchas oportunidades aquí. También hay mucho potencial. »

El peso de Wilson resultó problemático para que alcanzara su potencial, lo que llevó al derecho de 6 pies 1 pulgada y 250 libras a bajar 15 libras en la temporada baja en un esfuerzo por mejorar su flexibilidad y movilidad en el montículo y redescubrir lo que una vez hizo. eso. una perspectiva tan prometedora.

Lo que le faltaba a Wilson era consistencia en su mecánica y la habilidad de repetir su entrega. Los oponentes vencieron .311 contra su bola rápida de cuatro costuras y el porcentaje de ponches en su ventaja cayó de 28.6% a 15.2% cuando Wilson tuvo marca de 1-4 con efectividad de 4.91 y retiró ocho jonrones en 40 entradas en ocho aperturas para los Piratas.

“Lo más importante que hablamos con él fue cuál es tu identidad, (hablando de) crear tu identidad”, dijo el entrenador de lanzadores de los Piratas, Oscar Marín. “Hizo eso con sus usos del campo y lo que hizo en la temporada baja para mejorar algunos de sus lanzamientos. Creo que es muy fácil olvidar lo joven que es debido a la experiencia que tuvo a una edad temprana.

Bajar los kilos de más ha “marcado una gran diferencia” para Wilson, quien lo atribuye a una ligera velocidad después de alcanzar las 94.5 mph contra los Mellizos de Minnesota el viernes pasado. Wilson realmente lo nota cuando juega a atrapar o lanzar desde el montículo, donde está programado para comenzar de nuevo contra los Mellizos el miércoles en Fort Myers.

“Ahí es donde más lo veo”, dijo Wilson. “Es más fácil poner mi cuerpo en la posición correcta. No tengo que forzarlo allí. Es justo donde se convierte en memoria muscular, así que se trata de llegar a ese punto.

Una diferencia mayor es que Wilson ya no carga con el peso del mundo en cada salida. Los Bravos lo rebotaron entre Triple-A y las mayores y de la rotación de abridores al bullpen, con 15 aperturas y ocho apariciones como relevista en más de tres temporadas.

Enfrentar tanta incertidumbre después de hacer su debut en las Grandes Ligas antes de tener la edad legal para beber ha sacudido la confianza de Wilson, que también pasó la temporada baja tratando de recuperar.

“Llegar a las Grandes Ligas a mi edad, subir y bajar y la experiencia que he tenido en los últimos tres años con los Bravos y ahora con los Piratas, he aprendido mucho”, dijo Wilson. . “Me volví mucho más fuerte al pasar por algunas de esas cosas. Definitivamente me ayudó a llegar a donde estoy y construir la confianza que tengo para la temporada.

Wilson está compitiendo por un lugar en la rotación de abridores, por lo que está concentrado en mejorar en los entrenamientos primaverales. Se asoció con el zurdo Dillon Peters contra los Toronto Blue Jays el 19 de marzo y permitió tres carreras y cinco hits, incluido un jonrón de dos carreras de Matt Chapman.

Contra los Mellizos el viernes pasado, Wilson permitió solo un hit en 2 2/3 entradas, pero caminó a tres bateadores y lanzó solo 31 de 54 lanzamientos para strikes. Descubrió que fue demasiado rápido en su entrega, lo que provocó que su correa de cuatro costuras se elevara demasiado y que la correa y el cambio se hundieran. Wilson consiguió que cuatro Mellizos consecutivos buscaran golpes, lanzando puntos dobles en el lado del guante continuamente cuando no querían batear.

Es algo en lo que puede construir en una temporada crítica en su carrera.

“Es un poco como la primera temporada; Puedo establecerme completamente en mis ojos”, dijo Wilson. “Pero, para mí, simplemente voy a comenzar desde el principio, realmente me concentraré en mis relevistas y sacaré algo de eso y trataré de lograr algo mejor cada día. Realmente no lo veo a largo plazo, solo estoy empezando a empezar a empezar.

Wilson está ansioso por recibir su anillo de Serie Mundial, para el que ya ha sido equipado después de tener marca de 2-3 con efectividad de 5.88 en ocho aperturas para los Bravos antes de ser enviado a los Piratas en la parte del intercambio con Richard Rodríguez. Es un símbolo de lo lejos que ha llegado y lo lejos que tiene que llegar con un cuerpo de lanzadores joven para un equipo que viene de una temporada perdedora de 101 juegos.

“Yo no lo llamaría agridulce”, dijo Wilson. “Al final del día, obtengo un anillo. Mucha gente probablemente dirá que hay un asterisco al lado de ese anillo, pero al final del día, tengo un anillo de la Serie Mundial. Ojalá podamos lograr eso aquí.

Kevin Gorman es redactor de Tribune-Review. Puede contactar a Kevin por correo electrónico a kgorman@triblive.com o vía Twitter .

About the author

godeepersportfishing

Leave a Comment